Un tokonoma es un hueco en la pared más importante de la casa tradicional japonesa. En él se disponen un bonsai, un suiseki (piedra de observación), un ikebana (arreglo floral) y/o un pergamino. Aunque se trata de un agasajo, el dueño de casa procura que los invitados queden siempre de espaldas al tokonoma ya que, de lo contrario, estaría alardeando de su buen gusto.

En la intersección de sus tres aspectos (uno espacial, uno estético y otro social) el tokonoma diluye los límites de un supuesto acto creativo (el del anfitrión) con otro presuntamente contemplativo (el del huésped). Por eso lo elegí como símbolo para mi taller de escritura.

Creación/observación, ficción/biografía, autor/lector: la propuesta será desdibujar los límites y liberar el acto creativo.

BIO

Nací en 1984 en la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de La Paternal. Estudié  Comunicación Social en la UBA y me licencié como periodista en el Instituto Grafotécnico. Viví en los barrios de Recoleta, Belgrano y Villa Urquiza, donde vivo y trabajo en la actualidad.

Durante mis primeros años profesionales produje y participé en distintas propuestas radiales. Luego me concentré en la escritura, tanto periodística como literaria. Por un tiempo me dediqué a escribir cuentos y co–dirigí una revista sobre literatura argentina contemporánea. Me formé enteramente en la escritura narrativa y mi primer libro fue Monoimi (AñosLuz, 2020),  un poemario narrativo de ficción.

Actualmente escribo sobre arte y literatura para distintos medios (Centro HausaAtletas RevistaChelsea Hotel Mag, El diletante), coordino el ciclo de talleres Tokonoma y trabajo en dos proyectos (La pasión de Montaldo, novela; y Nietos del miedo: cansados, rotos y lúcidos, poesía).

LIBROS

Monoimi

AñosLuz Editora (2020)

Monoimi no tiene morada. Hurga en casas ajenas y se lleva algo como de prestado para tramar otro formato, uno sin nicho en el anaquel. Aquí las noches son hondas y astringentes, los días demasiado luminosos y los personajes un único fantasma. Monoimi señala la fuga de gas en el recinto, cuenta los dedos del tedio y le pinta las uñas mientras nos invita a sobrepensar qué es todo esto, por qué lo sigue el cuerpo. La mejor parte es que no hace falta leer: lo que pasa se consume frente a los ojos del lector como un espiral en verano; un espiral que conserva los mosquitos y amplifica el zumbido. 

Ismael Origlia

BLOG

LA SUPREMACÍA GUARANÍ

Entre 1628 y 1631 los bandeirantes (en su mayoría mamelucos, hijos de portugueses y habitantes originarios) esclavizaron y expulsaron de sus tierras a más de sesenta mil indios guaraníes. Brasil pasaría de tener tres millones de kilómetros cuadrados, a ocho....

SEVERANCE: VIDAS PARTIDAS POR EL TRABAJO

¿Por qué Severance es LA serie de 2022?

EL DESEO DISFRAZADO DE CALMA

A mitad de camino entre el ensayo y la reseña, este texto surgió después de un mes entero de escuchar «Travesti vive», el discoshow de Daniel Melero que celebra los 25 años de la edición original de su album «Travesti».

DE VINTAGE A CLÁSICO

Veinte años de Voodoo, el disco que quiso cambiar las reglas del R&B y se convirtió en obra maestra.

EL ÚLTIMO INQUILINO

Sobre Joker (Todd Phillips, 2019), sus aristas, las naciones, los individuos

DESAFIANDO AL RITO

Estoy revisando libros en una conocida librería-editorial del barrio de Palermo. Separé cuatro, que sostengo en mi mano izquierda. Ninguno me convence del todo pero tengo que elegir uno, leerlo y reseñarlo. Recuerdo que hace unos días intenté vender mi trabajo en el...

UN PERSONAJE QUE SE SALVA

-¿En qué cree usted? -Yo creo en todo lo que no soy. Marcelo Cohen Zona de resistencia El personaje está en crisis y la crisis del personaje es la crisis de la narrativa. O mejor dicho: la crisis del personaje revela la incapacidad de cierta narrativa para seducir e...

UNA ALEGRÍA ESPONTÁNEA Y ABUNDANTE

Antes de la rotonda de Blas Parera que funciona como acceso al puente Debenedetti hay un pastizal donde siempre da el sol. Los árboles son pocos y petisos y los arbustos nunca están frondosos. De tres a cuatro veces por semana presencio allí la siguiente escena: un...

ESCRIBIR SIN MIEDO

Hay momentos en que no sé qué pensar. Literalmente. Mirando por la ventana del colectivo, antes de quedarme dormido, debajo de la lluvia de la ducha: una calesita de ideas a medio pensar gira ante mí mientras yo, que vengo a ser la sortija, espero pasivamente que...

EL SILENCIO DESPUÉS DEL LIBRO

Termino de leer el libro y advierto que de Ismael Origlia sé apenas lo que dice la contratapa: que nació en pleno mundial 78, en Huanchilla -un pueblo cordobés de mil habitantes; que a los diecisiete se fue a la ciudad; que estudió sin recibirse Comunicación Social,...